Artists (EN)

Geiler González

La metafísica integrada a la pintura como búsqueda espiritual, aquella vida interna en la que reina el subconsciente -terreno intangible que intentaron personificar los surrealistas- y los amplios espacios arquitectónicos que Giorgio de Chirico ha dejado en nuestra memoria visual, son las principales referencias que nos sirven de base para interpretar la obra de Ángel Miguel León Valiente.

No obstante, esta zona de la Historia del Arte sería insuficiente para entender el particular mundo que ha creado, en el que también encontramos elementos propios del arte conceptual (al acercarse al documento, a la foto vieja y descolorida), y componentes propios del hiperrealismo (por el carácter fotográfico de las figuras).

Ángel trabaja mucho con la imagen de la mariposa, cosa que me parece un atrevimiento en estos días en los que todo lo hermoso ha sido acusado de kitsch, porque este insecto ha sido tan degradado en su representación visual como el cisne o la rosa. Pero como mismo pasa en el aforismo «una rosa es una rosa», poema de Gertrude Stein que alude a un verso de Shakespiere («La rosa no dejaría de ser rosa, y de esparcir su aroma, aunque se llamase de otro modo») tampoco una mariposa deja de ser lo que es por mucho que se banalice su imagen.