Magazine 30 (ES), Stories (ES)

Jordan Rojas

Un retrato de nuevo tipo

Por Estela Ferrer

El retrato en blanco y negro toma nuevas formas en las manos de Jordan Rojas Sánchez, quien es un artista autodidacta y ha dado gran importancia a la longevidad como tema central en su producción artística abordada desde pequeños a grandes formatos. El carácter realista y expresivo de sus representaciones nos pone frente a una dura etapa de la vida humana, provoca que hagamos un alto y nos volquemos a la introspección. 

Al inicio sus personajes eran más bien infantes, piezas de mucha calidez, donde trabajaba con cuidado los detalles de los vestuarios y el cabello, y se detecta el placer en los personajes. Al poco tiempo daría paso a su obra actual, donde su principal tema es el estudio de la psicología de personas que ya se encuentran en el ocaso de su vida. 

Un recuento de emociones más completo y agudo se detecta ahora. Las expresiones se hacen más graves, así como el detenimiento en el momento de la vejez, como proceso donde las ilusiones muchas veces se marchitan o cuestan aún más esfuerzo.

Al elegir este camino, retoma Jordan, un género antiquísimo de la Historia del Arte, pero no elige la postura cínica y ácida, sino desde una alta sensibilidad abordar la muerte, los efectos en la familia o los sueños cumplidos y frustrados. Se apoya en el conocimiento anatómico para acentuar no sólo las huellas del tiempo, sino un cuadro emocional que genera una gama alta de sensaciones y empatía por la manera en que salen a la superficie los estados de ánimo que fluctúan de un representado a otro. Extraer mediante un retrato un perfil psicológico del representado no es nuevo, pero él le aporta la belleza de la contradicción o el equilibrio entre los opuestos.

Uno de sus mejores trabajos, es una serie donde los rostros son creados en pequeño formato sobre un fondo negro del cual sobresalen algunas figuras. Como sombras chinas, expresiones de alegría o dolor se asoman y destacan en la oscuridad. El conjunto semeja un gran mosaico de psicologías y vivencias de los personajes que forman parte muchas veces de su entorno familiar, elemento que incorpora no sólo una vivencia social, sino privada a su obra. Cada figura va seduciendo y apelando a historias diversas. La luz es fundamental para indagar en cada impresión y el estado de ánimo del representado. La luz y las sombras aportan contrastes dramáticos.

Posee también cuadros de dibujo clásico con referencias, de nuevo, de tipo historiográfico donde trabaja en detalle la anatomía humana con poses igual tomadas del repertorio clásico. Estas obras llevadas a cabo, usando carboncillo sobre lienzo, se hacen patentes en el momento reciente de su trabajo.

Algunas escenas rememoran los estudios de pose y luz de Johannes Vermeer, uno de los pintores neerlandeses más reconocidos del arte barroco, y nos devuelven desde otra mirada, nuestra cotidianidad, al magnificar o convertir en tema de una pieza, el hecho de sentarse a descansar u observar por una ventana. 

Jordan llena de valor espacios y personajes que precisamente por repetirse diariamente han quedado fuera del repertorio visual dentro del ajetreo de la vida contemporánea. Hecho que descubre una predilección por la pintura costumbrista al igual que aquel y por los juegos con la luz, así como una naturaleza creativa más pausada, más dada al orden y al detalle, a la observación y la vinculación con lo contemplativo y menos con lo contingente. No en vano Vincent Van Gogh es otro de sus artistas favoritos.

Existe un contenido narrativo en las piezas, anunciado a través de ciertas premoniciones que el artista incita a descubrir entre la representación y los títulos que coloca a cada una de las obras. Son como vaticinios sobre el futuro de sus personajes, lo que vendrá como fortuna o tristeza y que busca la complicidad del que observa. Al mismo tiempo, las sombras constituyen una suerte de voz que busca ser escuchada y generan una tensión dramática que influye en nuestra percepción del personaje, que es objeto del retrato. Un retrato de nuevo tipo es su propuesta, con tintes de sátira, costumbrismo, desafíos de la mente y vivencia, el camino está trazado.

Jordan Rojas
Jordan Rojas
previous arrow
next arrow